Blog de Qoolife logo

Nueva relación entre médico y paciente

Tecnología de sentido común: la plataforma minimalista

Personalmente estoy harto de los programas de software que pretenden hacerlo todo, tienen un montón de opciones que nunca utilizaré y –si por casualidad quiero utilizar una de ellas– tengo que pelearme hasta la desesperación con unos menús de ayuda incomprensibles. ¿A alguien le ha pasado esto alguna vez?

Creo que hay demasiados programas, que hacen demasiadas cosas, son demasiado complicados y, claro, fallan constantemente. No hay ser humano (salvo algunos ingenieros y afines) que se sienta confortable con ellos. Por eso me sorprende cada vez más que al explicar nuestro proyecto me pregunten qué va a hacer nuestra plataforma que no hagan otras ya.

Es una pregunta difícil de responder porque nuestro objetivo no tiene nada que ver con hacer algo nuevo, en el sentido de “que no se haya hecho antes”. Lo nuevo de nuestra plataforma no es hacer más, sino hacer menos, pero de forma más humana y personalizada. Queremos que cada uno de nuestros usuarios tenga todo lo que necesita, pero sólo lo que necesita. Por eso hemos decidido, de una forma muy consciente y meditada, crear una plataforma minimalista. En vez de forzar al usuario a aprender a usar un sistema complejo, el nuestro, inicialmente muy simple, aprenderá del usuario y se adaptará a sus necesidades y capacidades. ¿Difícil? No tanto, sólo se trata de crear un sistema inteligente.

Cuando digo que nuestro sistema será inteligente no estoy hablando de inteligencia artificial, sino de inteligencia humana, la de toda la vida. No trabajamos para sustituir a las capacidades humanas sino para potenciar la autonomía de las personas, y para eso nos basamos en las personas. No creo que haya otro modo. Con frecuencia nos dicen: “vuestro proyecto es iluso, la mayoría de los pacientes crónicos son mayores y las personas mayores no saben utilizar Internet y rechazan la tecnología”. Ciertamente, es un problema. Pero un problema de la tecnología, no de las personas. No podemos cambiar a las personas, pero sí podemos cambiar la tecnología. Un hermoso reto en el que nos encanta trabajar. Poner la tecnología al servicio de las personas, esto es lo que llamamos tecnología de sentido común, o poner un poco de sentido común en el mundo de la tecnología.


Categorised as: Qoolife | Tecnología


  • http://www.pnix.org juan pablo

    francamente acertada reflexión. La diferenciación no es en más o sino en cómo. A ver si es posible una web útil a mucha gente, simple y simpática